Origen e historia de la raza

       Considerado como el perro más pequeño del mundo, el chihuahua disfruta de una indudable notoriedad. Pero, al igual que sucede con muchas otras razas, sus orígenes son muy discutidos.
       Según la hipótesis que más adeptos tiene desciende del techichi, un perro criado por los toltecas, pueblo que precedió a los aztecas en el centro de México.
El techichi era un perro de tamaño pequeño aunque vigoroso, de fuerte osamenta, pelo largo y según parece, curiosamente mudo.
       La presencia del techichi en tiempos toltecas está demostrada por grabados en piedra como los que se pueden ver en el monasterio franciscano de Huejotzingo, situado entre México y Puebla (dicho convento fue construido hacia 1530 con materiales procedentes de las pirámides toltecas de Cholula). Representaciones semejantes se encuentran en la región vecina de Yucatán, entre los restos de antiguas pirámides que se levantaban en Chichón Itzá, donde existió una civilización maya tolteca.
       Los aztecas, cuya civilización y costumbres conocemos mejor, tenían pocos animales domésticos, pero parece que el perro estaba bastante extendido por razones no sólo prácticas sino también religiosas. Después de la conquista española y durante varios siglos, los perros de los aztecas, quedaron al margen de la historia, pues no aparecen en ningún documento. Más tarde hacia 1850, unos arqueólogos que buscaban las ruinas de un palacio construido por Moctezuma cerca de Casas Grandes, descubrieron las primeras representaciones de perros pertenecientes a la época azteca.
       Esos perros tenían un notable parecido, con los que, por aquella época, vendían los campesinos mexicanos a los turistas estadounidenses; como Casas Grandes se encuentra en el estado de Chihuahua se dedujo que allí estaba la cuna de esos sorprendentes perros y se les dio el nombre del estado de Chihuahua. Así nació el chihuahua que después tendría tanta aceptación.
       Para explicar las diferencias de especto entre las antiguas representaciones aztecas t el moderno chihuahua, se supone que los perros aztecas se cruzaron con perros desnudos.
       Tales perros desnudos, originarios de Asia, habrían llegado al continente a través del estrecho de Behring. Para otros, los perros desnudos llegaron a México a bordo de barcos que desembarcaban en Acapulco y otros puertos las especias procedentes de Extremo Oriente, de modo que el descubrimiento de estos perros se habría debido a los marinos chinos.
       Esta es la evolución histórica reconocida por especialistas americanos y franceses.

































       Pero también se han formado otras hipótesis. Así, el chihuahua podría tener un origen europeo: los españoles habrían difundido pequeños perros originarios de la cuenca mediterránea y de la isla de Malta. E. Goodchild, que defiende esta teoría, se apoya en los frescos de Botticelli que representarían perros análogos a los chihuahuas. La demostración es poco convincente…
       Por último hay autores que dudan incluso de la presencia de perros en México, antes de la llegada de los conquistadores. En su opinión, éstos identificaron las especies que no conocían con los animales domésticos de  Europa y tomaron por perros el cuatí, el mapache, etc.
       Sin embargo, de acuerdo con autores tan prestigiosos como Jacques Soustelle, no cabe la menor duda de que el perro ocupó un importante lugar en las antiguas civilizaciones -tolteca, maya y azteca - de México.
       Una creencia que va tomando cuerpo es la de que los antepasados del chihuahua vinieron de Oriente en épocas recientes por una ruta comercial establecida por los españoles que partía desde China, tocando puerto de Filipinas hasta Acapulco, atravesaba México y de ahí hacia España. Conociéndose la afición Oriental de producir variedades enanas de plantas, peces y hasta perros, se supone que el perro chihuahua sea una forma enana de alguna variedad oriental y que pudiera haber sido introducida de esa forma. No obstante, se tiene conocimiento de que un par de perros enanos fueron llevados desde Oriente hasta la ciudad de México donde en 1785 fueron mostrados como curiosidades.
       Es probable que los descendientes de esos perros fueran llevados al estado de Chihuahua donde se fueron reproduciendo, aunque siempre se trata de una mera suposición ya que nada s e ha podido comprobar.
       Aparte los orígenes más o menos lejanos del chihuahua, la raza tal como es en la actualidad fue creada por los estadounidenses mediante un trabajo de selección orientado a conseguir la mejor raza miniatura.
El primer chihuahua inscripto por el American Kennel Club lo fue en 1904; se llamaba Midget (que quiere decir minúsculo), y su nombre demostraba bien a las claras que su característica más notoria ya estaba bien definida…
La raza comprende una variedad de pelo largo y otra de pelo corto que, en los primeros tiempos, no estaban separadas.  Según parece, los primeros criadores estadounidenses consideraban el chihuahua de pelo largo como el original: el semental Carranza, uno de los genitores modernos de la raza, era de pelo largo. Pero el club estadounidense del chihuahua fundado en 1923, dio más importancia a los de pelo corto porque atraían más el interés del público y la variedad de pelo largo quedó en segundo plano. De modo que cuando ésta fue reconocida en 1952, sus especimenes eran muy raros; en efecto, entre los primeros campeones figuran ejemplares brasileños y colombianos cuya ascendencia no se conoce con exactitud…
El chihuahua no llegó a Europa hasta después de la segunda guerra mundial

Figura esculpida en barro rojo de las tierras de Colima
replica exacta de figura encontrada en las tumbas
de tiro de la zona arqueologica de Colima,
perteneciente a la cultura "Fase Comala".

Monasterio de Huejotzingo, figuras de perros talladas en piedra
de materiales tomados en la Pirámide de Cholula en Puebla
Figura de arcilla ro  del oeste de Mexico,
encontrada en una tumba y de la que
se dice que sería anterior a Cortés.
Los españoles encontraron a los nativos del Nuevo
Mundo con "perros mascota", tales como este.
Es un coatí-mundi, un miembro de la familia mapache